Fotografía, ¿arte o técnica?

Por Jordi Ferrando i Arrufat, fotógrafo.

No nos preguntamos nunca si un escritor o poeta ha realizado su obra con el ordenador o bien si lo ha escrito todavía con la pluma. No nos interrogamos sobre qué pincel usan los pintores, ni qué marca de instrumento utilizan los músicos. Leemos, miramos, escuchamos… sentimos.

Jordi Ferrando Arrufat

En la fotografía, sin embargo, el componente técnico cada vez coge más peso. Datos, números y gráficos llenan conversaciones, foros y blogs. Pero pocas veces se habla de sensaciones, de vivencias.

Como docente, algunas veces me he encontrado con situaciones divertidas. En un curso, un participante me pidió la opinión sobre una fotografía suya pero al hacerlo me mostró un histograma, según él perfecto. No hubo forma de ver la imagen y todavía no sé si era un paisaje o un retrato. Para él, aquella cordillera virtual ya era una fotografía.

En todas las artes el componente técnico existe, pero en la fotografía parece que tenga un papel fundamental… pero yo todavía no he visto ninguna cámara, aunque cueste cifras astronómicas, que dejada sola encima la mesa se ponga a disparar con conciencia.

Jordi Ferrando Arrufat  Jordi Ferrando Arrufat

Jordi Ferrando Arrufat          Jordi Ferrando Arrufat

Evidentemente, una buena herramienta facilita enormemente la labor del profesional… con tal de que éste sepa lo qué tiene que hacer. Una herramienta tendría que ayudar, pero en ningún caso cubrir o mermar la creatividad de la persona que la está empleando.

Si la fotografía fuera un tema sólo de engranajes, de química o de bits, los ingenieros que fabrican las cámaras serían los mejores profesionales… pero yo todavía no conozco a ninguna de estas personas que trabaje para una revista internacional o que haya ganado un concurso importante.

Jordi Ferrando Arrufat

En la carrera de los píxeles a menudo nos olvidamos que definición no es sinónimo de emoción y que, para transmitir algo, primero se tiene que vivir aquello que se quiere compartir. A menudo nos olvidamos que la definición es irrelevante en una imagen movida, que nuestro cerebro no entiende un mundo perfectamente nítido desde el primero al último plano, que la presencia de grano en una fotografía proporciona una
sensación muy especial o que en ciertos retratos demasiado detalle molesta más qué ayuda…

De nada sirve una cámara con 8 fotogramas por segundo si este segundo no es el momento justo, y el mejor zoom del mundo nunca podrá sustituir una excelente visión creativa. Ninguna máquina, por sofisticada que sea, puede competir con las infinitas imágenes que cada uno de nosotros puede ver, crear y, sobretodo, imaginar…

Jordi Ferrando Arrufat

Detrás de una buena imagen siempre habrá una persona y, mientras esto no cambie, este arte seguirá siendo maravilloso.

Be Sociable, Share!

También te interesará...

2 comentarios

  1. Jordi Vidal F. dice:

    Precís i concís. No es podia mes clar. Estic plenament d’acord

  2. Molt bo el del histograma, jo als meus alumnes sempre els hi dic que la FOTOGRAFIA te una part de TÈCNICA i un altre de CREATIVITAT (art).

    La tècnica únicament ha de ser el vehicle que ens permeti portar la nostra idea a bon fi.

    Si tenim una gran foto a la ment però no sabem ajustar diafragma, composar, controlar la profunditat de camp… no podrem portar-la a terme. La tècnica és un dur peatge que cal pagar. La part positiva és que la tècnica és pot aprendre, el contrari del que passa amb la creativitat, és pot ajudar, estimular però per moltes hores que invertim, per molts diners que ens gastem la creativitat no es compra.

    Salut!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *