Leica M, una cámara “de siempre” con las posibilidades de la tecnología digital

leica_m_negra
Leica define su último modelo “M” como un hito en la ya larga trayectoria de la marca alemana. Aunque fiel al sistema “M”, combina la tecnología telemétrica con el mundo digital. Así, es la primera cámara que lleva un nuevo sensor CMOS de alta resolución (24 megapíxeles) para formato completo, grabación de vídeo Full HD, pantalla de 3 pulgadas y 920.000 píxeles de resolución y Live View y Live View Focusing; en definitiva, que las imágenes se pueden ver directamente en la pantalla en el momento de la toma, con control total sobre la profundidad de campo, exposición, la composición y el enfoque.

Hasta aquí una somera descripción de sus características. Pero, ¿qué percepciones proporciona tener la última Leica M en la mano?

Lo primero que habría que convenir es que estamos delante de una cámara auténticamente singular, cuya marca, por tradición secular y prestaciones, constituye un auténtico mito para la fotografía y los fotógrafos.

Con la Leica M lo primero que se percibe es un cuerpo tradicional muy robusto, en el que, tanto la parte superior como la base, están realizadas en latón macizo, mientras que el cuerpo de la cámara es totalmente metálico, fabricado a base de aleación de magnesio de alta resistencia y de una sola pieza y cuyo peso (o quizá mejor, sobrepeso), avala que estemos ante un producto consistente y de calidad máxima.

L1000954       L1000952

Seguramente hoy en día habrá cámaras cuyas prestaciones serán iguales o incluso mejores que la Leica M. Y ello obliga a precisar algunas consideraciones al respecto. La Leica M, al igual que todas sus antecesoras del sistema “M” tienen adictos y críticos. Despiertan pasiones en uno u otro sentido, pero a nadie dejan indiferente. Continuando con estas premisas, la Leica M no es apta para todos los públicos, por precio, por supuesto, y también por su manejo, al ser telemétrica, entre otras cosas. No es que sea difícil de usar, pero es una cámara a la que “hay que entrarle” porqué es totalmente distinta a las demás, sean de la marca que sean.

Pero si hablamos de calidad, ya es otra cosa. Estamos ante una cámara con un sistema de enfoque de alta precisión capaz de producir imágenes de un calidad excepcional incluso en condiciones de luz muy poco propicias, en situaciones complejas o utilizando niveles altos de ISO.

L1000967    L1000961

Su tacto en la mano es sumamente agradable y la posición de los mandos (dial de velocidades, on-off y posiciones), a la manera tradicional facilita los cambios de forma rápida sin mayores problemas. Quizá la disposición del botón superior (M) para el vídeo puede parecer que no sea  la más idónea, sí en cuanto a facilidad de manejo, pero no en cuanto a que está en una posición que fácilmente puede ser accionado por error. La Leica M facilita la grabación de vídeo en Full HD. Naturalmente no estamos ante una cámara de video, pero siguiendo la moda imperante permite grabar secuencias comprimidas en formato MPEG con excelente calidad de imagen gracias a las buenas prestaciones de las ópticas Leitz.

Para terminar con los mandos, decir también que el material de las ruedas para el menú y de variación y control de los parámetros de uso (situados en la parte posterior) no parece que hagan justicia a la calidad general de la cámara.

L1000969   L1000956

El sistema de enfoque es totalmente manual, por telémetro y, como no podría ser de otro modo, no tiene automatismo de ningún tipo. Por lo tanto continúa con las premisas que, para bien o para mal, desde siempre han sido santo y seña de la marca.

En cuando a los menús, siguen con la estética simple y de fácil manejo de todas las cámaras Leica digitales. Se accede a los mismos son suma sencillez, con lo que interactuar con ellos simplifica enormemente el trabajo de cualquier fotógrafo. La duración de la batería es alta y mucho más que correcta, aún trabajando con Live View.

En definitiva, estamos ante una cámara donde nada es superfluo y donde lo esencial en fotografía permanece inmutable desde que hizo su aparición en el mercado la primera Leica: el visor telemétrico, el dial de velocidades y el anillo de diafragma. Lo demás es el resultado de los avances tecnológicos.

leica_m_plata

Podéis ver todas las fotos de esta prueba en el álbum Leica M, por Javier Trapé en Flickr. Si clicáis en cada foto, también accederéis al archivo en Flickr.

Y no dejéis de visitar la Leica Boutique en CasanovaFoto Barcelona, la única Leica Boutique de España, donde podréis ver todos los modelos de la marca y preciosas piezas de colección.

 

Be Sociable, Share!
Javier Trapé

Javier Trapé

Licenciado en Historia y Ciencias de la Información at
La fotografía entró en mí sobre los 20 años, con una primera Pentax Spotmatic y formación completamente autodidacta.
Mientras estaba en la universidad, hacía fotos deportivas y de contenido urbano para El Mundo Deportivo y Tele/Express, donde pude aprender de fotógrafos de largo recorrido como Pepe Valls, Joan Bert, Antoni Campañà, los hermanos Pérez de Rozas y los hermanos Brangulí, entre otros.
Durante todos estos años, de la fotografía me han interesado siempre dos vertientes: las cámaras y la manera de poder aprovechar sus prestaciones al máximo, y la plasmación de un modelo de realidad a través de la imagen.
Tengo que confesar que, después de haber visto miles de fotos, soy de los que aún defiende la prevalencia de la idea sobre los aspectos formales del resultado final conseguido.
Javier Trapé

También te interesará...

4 comentarios

  1. ANTONIO MG dice:

    Yo tengo una Leica heredada de mi padre del 1930, la primera compacta que se fabricó. El año pasado os compré una SONY Compacta, pues quería una cámara práctica todo en uno y con buenas prestaciones para cualquier momento. En general estoy contento,pero en un 70 por ciento, hay cosas en las que debo afinar, especialmente en velocidad, zoom y y flash. Yo vengo de la NIKON antes de la época digital, tengo dos modelos top profesionales de la época con muy buenos objetivos Nikkor y motor que ahora están archivados y bien guardados, y que me proporcionaron grandes alegrías.
    A ver si paso a ver la exposición de Leicas.

  2. J. Miguel Carrés dice:

    Estoy interesado en dar un giro en mi afición por la fotografía y pensaba en cambiar a Leica. Para comenzar con qué modelo creéis que debería hacerlo.

    • Buenos días,
      Hay muchas preguntas que deberíamos hacerle antes de recomendarle un modelo de una marca con una gama tan amplia como Leica. Si se acerca por alguna de nuestras tiendas, alguno de nuestros expertos en esta marca le aconsejará convenientemente sobre qué modelo es el más adecuado para sus necesidades. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *