Prueba de la Sony A7R en fotografía de arquitectura

Por Joan Guillamat, fotógrafo de arquitectura.
Mercat dels Encants por b720 arquitectos (Sony A7R – Canon TS-E 17mm f/4L – f/11 – 4seg. – ISO 100)

Mercat dels Encants, b720 arquitectos.
Sony A7R – Canon TS-E 17mm f/4L – f/11 – 4seg. – ISO 100

Parece mentira pero ya han pasado casi seis años desde la aparición de la Canon 5D Mark II, una cámara que ofrecía un sensor full frame con una buena resolución a un precio razonable y que acabó por revolucionar el mundo del vídeo. Pocas novedades en cuanto a calidad de imagen ha presentado Canon desde entonces,  la 5D Mark III llegó con un cuerpo muy mejorado pero con similares características en cuanto a calidad de imagen lo que, junto a su elevado precio, no fue motivo de cambio por mi parte. Apareció también la 1Dx, pero era una cámara centrada en la fotografía de deportes.

Fue con la llegada de la Sony A7R y su posibilidad de montar ópticas de terceros que se abrió una nueva posibilidad para los fotógrafos de Canon más necesitados de una buena calidad de imagen que de una cámara con grandes prestaciones, como es el ejemplo de la fotografía de arquitectura.

Como usuario de una Canon 5D Mark II, y buscando mejorar la calidad de mi cuerpo de 35 mm, tenía la vista puesta en la Sony A7R, pero eran muchas las preguntas que rondaban mi cabeza: cómo iba a responder la cámara a los objetivos descentrables, si habría viñeteo, qué pasaría con las microlentes desplazadas en las esquinas al no estar el eje óptico en el centro, si se adaptaría bien al flujo de trabajo de un fotógrafo de arquitectura. Gracias a Casanova Foto pude probar la cámara durante dos días y despejar todas mis dudas.

Aunque algo esperado, no dejé de sorprenderme la primera vez que la tuve en la mano por lo pequeña y liviana que es la Sony A7R. De construcción sólida, la empuñadura tiene un buen agarre, aunque nada comparable con la comodidad de la 5D Mark II. En el caso que nos ocupa, este tema pasaría a un segundo término dado que las fotografías se realizan siempre con trípode, y sobre éste cabe decir que el conjunto queda muy equilibrado.

Restaurant Follia por Jo Baixas (Sony A7R – Canon TS-E 24mm f/3.5L – f/11 – 1/8seg. – ISO 100)

Restaurant Follia, Jo Baixas.
Sony A7R – Canon TS-E 24mm f/3.5L – f/11 – 1/8seg. – ISO 100

Mi flujo de trabajo en fotografía de arquitectura consiste en visualizar el encuadre, colocar el trípode en el punto de vista adecuado, nivelar la cámara en los dos ejes (la dirección de la mirada siempre es horizontal) y acto seguido encender el live view, puesto que la precisión respecto el visor común –aún con la pantalla de enfoque cuadriculada- es mejor.  A partir de aquí, acabo de encuadrar la fotografía haciendo los desplazamientos necesarios en el objetivo, enfoco usando el zoom digital de la pantalla y busco una exposición correcta, para finalmente realizar el disparo.

Hasta este punto ya podemos hablar de muchas cosas sobre la cámara. La primera de ellas es el hecho de que la Sony A7R no tiene espejo y, por lo tanto, posee un visor electrónico. Como he comentado, cuanta más precisión mejor, de manera que encantado con el visor electrónico, que además me pareció de mucha calidad. De hecho, lo preferí a la pantalla trasera, pues esta, al lado de la 5D Mark II, parecía verse peor, especialmente con sol directo, incluso con la posibilidad de moverse en el caso de la A7R. El visor, por el contrario, me dejó muy buenas sensaciones, con un color y contraste excelentes. Además existe la posibilidad de corregir la dominante cálida-fría desde el menú de la cámara, un detalle muy de agradecer. Finalmente acabé apagando la pantalla trasera y usando solo el visor, que al encenderse solamente cuando uno acerca el ojo hizo que la batería alargara considerablemente su ciclo.

El live view me pareció en general muy bueno, el zoom para el enfoque de precisión es totalmente imprescindible, funciona muy bien y además se puede asignar a cualquiera de los botones programables. El nivel digital, tanto horizontal como vertical, es de gran utilidad. Si bien no acaba de tener esa precisión milimétrica que se necesita en arquitectura, posiblemente para otras disciplinas menos exigentes sea más que suficiente. La rejilla es una herramienta muy útil para comprobar las verticales en arquitectura, la encontré demasiado tenue, pues a veces la línea se confundía con el vértice del edificio. Me hubiera gustado también poder desplazar como si se tratase de un cursor las líneas de la rejilla al lugar de la imagen que interesa.

Barcelona vista desde Collserola por Joan Guillamat (Sony A7R – Canon EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS USM – f/8 – 30seg. – ISO 100)

Barcelona vista desde Collserola, Joan Guillamat.
Sony A7R – Canon EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS USM – f/8 – 30seg. – ISO 100

La medición de la luz, la exposición y las posibilidades de compensación de la misma con un dial mecánico dedicado a ello me parecieron estupendas. En cuanto al disparo, tengo que decir que me enamoró su sonido, pero me percaté de un par de cosas que no me gustaron nada y que explico a continuación: para realizar la fotografía del skyline de Barcelona descubrí que usando un teleobjetivo y velocidades lentas, en torno a 1/30 de segundo, no hubo manera de conseguir una fotografía nítida. Se notaba muy claramente la trepidación comparado con una fotografía realizada a una velocidad mayor. La 5D Mark II con el espejo levantado no produce este tipo de problema, seguramente el obturador mecánico de la A7R no ayuda, esto es algo que considero serio y que Sony debería de intentar mejorar. Otra de las cosas que no me gustaron fue la posibilidad de combinar el disparo retardado con el bracketing, es literalmente imposible ya que se encuentran en el mismo menú. Una práctica habitual cuando la escena a fotografiar tiene gran contraste es realizar tres fotografías con diferentes exposiciones para posteriormente unirlas por zonas en software y conseguir una imagen bien expuesta a lo largo de toda la fotografía. Hasta el momento, con la Canon 5D Mark II, para este fin habilitaba el bracketing y el disparo a dos segundos, de esta manera la cámara realizaba las tres fotografías seguidas sin necesidad de pulsar el obturador tres veces. Eso no ocurre en la Sony A7R donde hay que pulsar tres veces el obturador, haciéndose necesario un cable disparador.

La navegación y el uso general de la cámara me pareció buena, siendo bastante intuitiva y con gran posibilidad de personalización, aunque para mi gusto los botones de menú y zoom quedan en un segundo plano retranqueado en la parte superior trasera, lo que los hace algo difíciles de apretar y obligan a una posición de la mano poco natural en la cámara. También el botón de embrague para fijar las ópticas me pareció pequeño y de difícil acceso, en el otro lado de la óptica pienso que estaría mucho mejor.

Can Negre por Josep Maria Jujol (Sony A7R – Mamiya 50mm f/4 Shift – f/11 – 1/60seg. – ISO 100)

Can Negre, Josep Mª Jujol.
Sony A7R – Mamiya 50mm f/4 Shift – f/11 – 1/60seg. – ISO 100

Llegando a lo que nos interesa, solo puedo decir que la cámara se portó perfectamente con las todas las ópticas probadas: Canon EF 17mm TS-E, Canon EF 24mm TS-E II, Olympus Zuiko 35 mm Shift, Mamiya 50 mm Shift y Canon EF 100-400 mm. No hubo ningún tipo de viñeteo ni desvío de color, incluso con los objetivos desplazados al máximo. De hecho, incluso en el caso del Mamiya 50 mm mejoró, pues al ser un objetivo de formato medio y tener un desplazamiento de hasta 16 mm, la caja que alberga el espejo de la 5D Mark II hace sombra en el sensor creando una banda oscura en la zona inferior de la imagen cuando el objetivo se desplaza completamente. Pues bien, esto no ocurrió con la Sony A7R con el adaptador proporcionado.

En cuanto a calidad de imagen se puede decir que es excelente, las fotografías muestran evidentemente más detalle que la Canon 5D Mark II -pues el sensor es de mayor resolución- conservando la misma buena definición que las tomas de la 5D Mark II vistas al 100%. En consecuencia, las aberraciones de las ópticas también se aprecian más. Lo que realmente me ha asombrado de este sensor es el gran rango dinámico que tiene comparado con la Canon 5D Mark II a la que estoy acostumbrado. Al comprimir las luces y estirar las sombras no he encontrado el ruido ni el banding propio de la 5D Mark II.

Concluyendo, no dudaría en incluir la Sony A7R en mi equipo para un uso exclusivamente dedicado a la fotografía de arquitectura. Ha demostrado ser una cámara que genera unas imágenes excelentes pero que tiene que mejorar en aspectos como la vibración de su obturador o las posibilidades de disparo.

 —————————————————————————————————

Si queréis saber un poco más, aquí podéis ver el vídeo que hicimos en CasanovaFotoBlog con la toma de contacto de la Sony A7R.

 

Be Sociable, Share!

También te interesará...

11 comentarios

  1. Javier Alonso dice:

    Yo también poseo una 5 D Mark II y había hecho grandes expectativas con este cuerpo. Hago fotografía general, pero también mis pinitos con la de Arquitectura. Incluso poseo un TS-E 24 f/3.5 L II.
    El caso que lo que comentas sobre el golpe del obturador, me patece un serio obstáculo para su compra, hago también fotos de larga exposición. ¿Podrías comentar más en profundidad este aspecto?

    Muchísimas gracias.

    • Joan Guillamat dice:

      Hola Javier, pues es algo tan simple y tan definitivo como que el obturador produce vibración al actuar, una vibración similar a la que se produce si disparases con la 5D markII sin el espejo levantado por hacer una comparación directa. Esta vibración en situaciones críticas repercute en la calidad de imagen haciendo que las tomas no salgan nítidas o que se aprecien directamente movidas.

      Si bien con las ópticas angulares no noté nada, con el 100-400 era muy evidente, saliendo las fotografías a partir de 1/125 para abajo trepidadas con el objetivo a 400 de focal usando el disparo retardado. En el caso de la fotografía de larga exposición del skyline de Barcelona no hubo problema, imagino que eso es debido a que tras los primeros segundos de trepidación luego la cámara se estabiliza y sigue recogiendo luz, no quedando aparentemente visible esa trepidación.

      El tema del obturador ha hecho que en mi caso la A7r no pueda sustituir por el momento a la 5D mark II y siga trabajando con esta última. Valoro comprarla igualmente como segundo cuerpo ya que su calidad de imagen me gustó mucho, pero seguramente no lo haga por el sentimiento de estar comprando algo que sirve “a medias”.

  2. jesus gutierrez dice:

    Gracias por tu excelente trabajo Joan, lo considero especialmente util.

  3. Paco Llop dice:

    Hola Joan, si no he entendido mal, para velocidades rápidas, a partir de 1/125, la trepidación del obturador ya no causa problemas de nitidez?
    Gracias y saludos.

    • Correcto, la trepidación aparece solo en velocidades por debajo de 1/30 y en condiciones de disparo críticas como es el uso de un teleobjetivo.
      Un saludo y gracias por tu comentario.

  4. Paco Llop dice:

    Ok, gracias por la información, para mí la nitidez es algo fundamental en una foto y es algo en lo que me ha decepcionado mucho la Mark III. No sé si la has probado, pero yo he usado siempre la 5D clásica y hace año y pico decidi comprarme la M-III, de la que todo el mundo habla maravillas, y la verdad, me ha decepcionado mucho. Las fotos de mi vieja 5D salen mucho más nítidas y enfocadas. Pensé que podía ser un problema de mi cámara, pero probé la de otro colega, con los mismos decepcionantes resultados (tirando siempre a 100 ISO). No sé si es una cuestión de software, … igual en la 5D el raw viene más procesado y enfocado, o en la Mark III es un raw más en bruto, …pero la diferencia de nitidez es notable. Total que estoy planteándome venderla y quedarme con el modelo viejo, y como segundo cuerpo una Sony de estas podría ser una buena candidata.
    Muchas gracias por la información. Un abrazo.

  5. Alberto dice:

    Hola Joan. Excelente artículo.
    No se si hablan de este problema de vibración del obturador de la a7r en alguna otra review, creo que no, como mucho solo suelen comentar que hace bastante ruido y es muy poco “discreto”. A mi me parece un fallo bastante serio y un poco inadmisible para un cuerpo premium de alta gama (el más) de sony actualmente. Por ejemplo en paisaje hay muchas fotos que se hacen por debajo de 1/30 de segundo hasta los 2 segundos usando trípode y quizá algún filtro, en este tipo de exposiciones largas pueden salir fotos movidas aunque con gran angulares quiza se note poco….pero peor lo veo para macrofotografia sobre trípode o teleobjetivos, si vas a mano alzada has de disparar a velocidades altas y quizá no se note pero si haces fotos a velocidades un poco bajas en macro o teleobjetivos se ha de notar y mucho (como te pasó a ti en el 100-400), puesto que el movimiento se nota mucho más con mucho acercamiento y poca profundidad de campo, en reflex tradicional hay que levantar el espejo si o si para que salga bien así que si el obturador de la sony produce vibraciones debe ser parecido pero en esta ocasión no se puede “levantar”, cosa lamentable. Es raro de un producto de sony que a mi entender ha de pasar por los más estrictos controles de calidad. En este caso no hay espejo para producir vibraciones levantándolo, deberia ser facil de que cámaras sin espejo aun tuviesen menos vibraciones, pero es increible que sea al revés. Eso no quita que la máquina sea buena en otras cuestiones pero me temo que viendo lo visto no es una máquina muy apropiada para personas que vayan a bajar por debajo del 1/30 segundo en la mayoria de sus fotografias, quizá tampoco para fauna y vida salvaje por su sabido “lento enfoque” y sobretodo a la hora del macro o trabajando con teleobjetivos. En mi caso concreto me gusta el macro (a veces con trípode y otras a mano alzada) y algo de paisaje y si me hubiese comprado esta cámara es posible que tuviera un disgusto. Después de hacer una alta inversión que tengas que pelearte con la cámara para que la foto no salga movida tiene tela… También me he dado cuenta que últimamente hay mucha gente que se la vende, en cambio cuesta encontrar gente que venda la nikon D750 (por poner un ejemplo), ¿por qué sera que se la venden tantos?….. A pesar de todo, en general, a mi me gusta más la sony porque aparte de carecer de filtro AA su tamaño muy compacto la hace más portable sin duda y más acorde con la reducción de tamaño y aumento de rendimiento de la tecnologia moderna sumado a que su calidad de imagen y sensor es sensacional, pero si es lenta enfocando, tiene vibraciones de obturador, su video no es algo extraordinario (segun reviews), etc ¿merece la pena adquirirla? Yo diria “no lo se, depende”. Un saludo y gracias

  6. Hola Jesus, me alegro que te sea útil el artículo, para mi fue determinante el poder probar la cámara con el tipo de objetivos con el que suelo trabajar ya que no encontraba la información en ningún lugar. En este sentido hay que darle las gracias a Casanovafoto por ofrecerse a colaborar en la resolución de mi inquietud proporcionando el cuerpo de cámara para hacer las pruebas.

    Paco, la trepidación solamente es apreciable a velocidades de 1/60 o menores con el uso de teleobjetivos montados en trípode, para el resto de casos (prácticamente la totalidad) el golpe de obturador no es significativo. Yo en tu caso le daría otra oportunidad a la 5D mark III, ten en cuenta que estamos hablando de cámaras con resoluciones muy diferentes, la densidad de píxeles es mucho mayor en la 5D mark III que en la 5D clásica por lo que la primera siempre va a necesitar de una óptica con más poder de resolución.

    Alberto, el caso del macro sería otro ejemplo en el que esta vibración que produce el golpe de obturador sería crítica. Si practicas con asiduidad la macrofotografía desde luego la a7r no es la mejor elección en este sentido.
    Yo no haría mucho caso del número de cámaras de cierto modelo que hay en venta en el mercado de ocasión, los motivos de venta pueden ser de naturalezas muy distintas. De todas maneras la a7r es una apuesta única y novedosa, no la continuación o mejora de un modelo anterior ya consolidado como sucede con la D750. Por otra parte, supongo que si se venden muchas es señal de que también se han comprado muchas.

    A mi parecer Sony es una marca que en los últimos años esta innovando mucho, personalmente no dejo de seguir todas sus novedades, la a7r es un primer modelo que con el tiempo se irá perfeccionando, de hecho, ya hace casi un año de este artículo y por el camino ha salido la A7II con alguna importante mejora como es la nueva empuñadura y situación del botón de obturador entre otras muchas cosas. Desde hace dos años trabajo con una RX100 (ahora tengo el modelo II que permite disparador externo y la situación de la conexión HDMI en el lateral es mucho mejor que junto a la rosca del trípode como estaba antes) y estoy más que contento con ella, es una cámara que por su bajo peso, poco volumen y alta calidad fue la elección perfecta para usarla junto a un drone para fotografía aérea. Actualmente se ha vuelto compañera inseparable cada vez que salgo de casa.

    Parece que Canon por fin trabaja en una cámara de alta resolución para el 2015, pero Sony ya prepara la A9… estaremos atentos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *