Fujifilm X-T1 vista por Manel Soria

Por Manel Soria

Las cámaras réflex digitales (DSLR) parecen estar llegando a la madurez tecnológica. Los nuevos modelos nos siguen sorprendiendo con resoluciones increíbles, sensibilidades estratosféricas y velocidades de ráfaga alucinantes, pero cada vez son más los usuarios que ya tienen suficientes prestaciones y buscan otras cosas: cámaras discretas, pequeñas, silenciosas, ligeras, de funcionamiento intuitivo y prestaciones equiparables a las de una réflex en calidad de imagen y velocidad de enfoque. Y también, ¿por qué negarlo?, buscan cámaras de diseño atractivo y construcción sólida, metálicas y bien acabadas.

Nuestro gato Io, fotografiado con el 18-55 /F2.8-4 OIS del kit, a ISO3200, con la luz del pasillo apagada. El objetivo del kit es una buena opción para quien no tenga ópticas para esta cámara y quiera disponer de una lente versátil. Aquí, la cámara demostró su capacidad de enfocar con precisión (en el ojo derecho del gato) pese a la poca luz y el carácter inquieto del animal.

Nuestro gato Io, fotografiado con el 18-55 /F2.8-4 OIS del kit, a ISO3200, con la luz del pasillo apagada. El objetivo del kit es una buena opción para quien no tenga ópticas para esta cámara y quiera disponer de una lente versátil. Aquí, la cámara demostró su capacidad de enfocar con precisión (en el ojo derecho del gato) pese a la poca luz y el carácter inquieto del animal.

Mientras los fabricantes de referencia en el mundo réflex –Nikon y Canon- no parecen especialmente interesados en sustituir la tecnología de espejos y visores ópticos por otra alternativa, otros con menor cuota de mercado están lanzando productos muy interesantes. Uno de ellos es Fujifilm, que después de la X100, X-Pro1, X-E1, X-E2 y X100S, de apariencia similar a las cámaras telemétricas, ahora nos propone la Fujifilm X-T1. Por su diseño y dimensiones, esta cámara de ópticas intercambiables y sensor de tamaño APS-C nos recuerda a las réflex compactas de enfoque manual de los años 70 y 80, como la Olympus OM-1 o la Nikon FM. Su elegancia se aprecia a primera vista, pero aparte del diseño ¿llega a ser equivalente a una DSLR? Después de una semana de uso de la X-T1, en entornos y condiciones diversos, estas son mis primeras impresiones.

Un retrato informal de la cocinera del Alberge Vall d’Àger y su estupenda paella. El balance de blancos automático de la X-T1 es excelente, incluso con luces muy complicadas como fluorescentes.

Un retrato informal de la cocinera del Alberge Vall d’Àger y su estupenda paella. El balance de blancos automático de la X-T1 es excelente, incluso con luces muy complicadas como fluorescentes.

Visor electrónico

Las cámaras réflex permiten al fotógrafo ver exactamente la misma imagen que llegará a la película o al sensor, y esto las hace más versátiles que las telemétricas cuando se trata de fotografiar con focales muy largas, muy cortas o muy cerca del sujeto. Pero esto las obliga a disponer de un mecanismo de espejo móvil que es complejo, ruidoso y que precisa de complicaciones adicionales como el levantamiento previo del espejo cuando hay que reducir las vibraciones. Los visores electrónicos permiten superar todos estos problemas y mostrarnos la imagen que ya ha llegado al sensor, sin necesidad de mecanismos.

Hasta hace algo más de un año, en mi mente el visor electrónico estaba asociado a una escasa calidad de imagen, de modo que cuando compré una X100S –que tiene un visor híbrido, óptico y electrónico- pensé que lo utilizaría normalmente en modo óptico. Pero no ha sido así: he terminado utilizando más el electrónico que el óptico. El de la Fujifilm X-T1 es todavía mejor que el de la X100S, hasta el punto que yo personalmente llego a olvidarme de que no estoy viendo una imagen “real”.  Y lo más importante: la X-T1 toma las fotos sin retraso apreciable. Fujifilm declara tan solo 50 milisegundos de retraso, lo que está por debajo de la percepción humana y es equivalente al retraso de una buena réflex. Cuando tenga tiempo, prometo medir el tiempo de respuesta, y explicar cómo se puede hacer.

En definitiva, yo solamente he echado de menos la visión óptica directa en algunas ocasiones extremas: en la oscuridad absoluta de la noche estrellada, sin ninguna luz artificial, en el contraluz brutal del sol que entra por el parabrisas de un coche a última hora de la tarde… o si se me ocurre mirar por el visor con la cámara apagada.

 

La Luz Zodiacal (a la derecha del árbol), fotografiada en Àger a ISO6400 con el Samyang 8mm F2.8, con una exposición de 30 segundos. Este tipo de fotografías supone una dura prueba tanto para la cámara, que debe rendir muy bien a sensibilidades elevadas, como para la óptica. Sin llegar a las prestaciones de una réflex full-frame de última generación, la X-T1 se defiende muy bien en este campo. El Samyang no presenta aberración de coma excesiva a F2.8, y está bien construido. Con el factor de recorte, se transforma en un 12mm, pero su campo de visión es francamente espectacular.

La Luz Zodiacal (a la derecha del árbol), fotografiada en Àger a ISO6400 con el Samyang 8mm F2.8, con una exposición de 30 segundos. Este tipo de fotografías supone una dura prueba tanto para la cámara, que debe rendir muy bien a sensibilidades elevadas, como para la óptica. Sin llegar a las prestaciones de una réflex full-frame de última generación, la X-T1 se defiende muy bien en este campo. El Samyang no presenta aberración de coma excesiva a F2.8, y está bien construido. Con el factor de recorte, se transforma en un 12mm, pero su campo de visión es francamente espectacular.

Autofoco y ayudas al enfoque manual

Con el visor óptico, las cámaras digitales parecían condenadas a perder el autofoco por detección de fase (la tecnología que usan las réflex) y a tener que conformarse con la detección de contraste, algo más lenta. Con el sensor X-Trans CMOS II, Fujifilm incorpora píxels dedicados a la detección de fase, de modo que la cámara debería -en principio- poder enfocar tan rápidamente como una réflex. ¿Es así? Por lo que he podido probar, con focales cortas (hasta 55 mm) y sujetos estáticos, la respuesta es “sí”: el sistema funciona suficientemente bien, incluso en condiciones difíciles. No he podido probar todavía la cámara con focales más largas, remito a los interesados a este enlace en Dan Bailey Photo

Por otra parte, el sistema de ayuda al enfoque manual de la X-T1 es realmente bueno. Dispone de varios modos, pero en mi opinión el más útil es el que imita a un visor de imagen partida como el de las antiguas cámaras réflex manuales. Un botón dedicado nos amplía la zona central de la imagen. Esta combinación funciona muy bien, incluso con ópticas antiguas de enfoque manual y escasa profundidad de campo, como un 50 mm 1.4, utilizado durante la noche.

La Fujifilm X-T1 dispone además de un AF con “detector de caras”. Reconozco que lo probé con escepticismo pero… ¡funciona muy bien!

 

Como comentaba, se puede usar una gran variedad de ópticas en la X-T1. Este retrato, hecho a la luz de una calle de Àger, está tomado con un Nikkor 50mm 1.4 AI de los años 80.

Como comentaba, se puede usar una gran variedad de ópticas en la X-T1. Este retrato, hecho a la luz de una calle de Àger, está tomado con un Nikkor 50mm 1.4 AI de los años 80.

Control de la exposición

Debo reconocerlo ya de entrada: me encantan los controles del diafragma, tiempo de exposición y sensibilidad de la X-T1. Se prescinde de los modos de prioridad al diafragma, a la velocidad y manual. Simplemente, cada uno de los tres controles mecánicos de los que dispone la cámara (diafragma, tiempo de exposición y sensibilidad) tiene una posición “A” que significa que le dejamos escoger a ella. Poner el diafragma en “A” significa prioridad a la velocidad, poner el tiempo en “A”, prioridad al diafragma (que yo utilizo frecuentemente). Fijar los tres a un valor concreto, como por ejemplo “ISO400, F5.6, 1/60” significa tirar en manual. Y si ajustamos diafragma y tiempo pero dejamos la sensibilidad en “A” para que la elija la cámara, tenemos un interesante modo que nos permite controlar profundidad de campo y congelar (o no) los sujetos. Esto puede hacerse con una réflex, pero normalmente hay que rebuscar en los menús y yo normalmente termino por no usarlo y tirar con prioridad a la apertura en condiciones normales y en manual de noche.

Desde el punto de vista del diseño de una interface de usuario, estos controles –combinados con un fotómetro evaluativo excelente- me parecen simplemente insuperables en versatilidad, claridad y rapidez. La única posible mejora que se me ocurre sería que la cámara relacionase la velocidad mínima de obturación con la distancia focal para calcular la sensibilidad cuando se utiliza un zoom.

 

No me resisto a incluir un par de imágenes más tomadas con otra óptica retro de mi colección, en este caso el  Micro-Nikkor  55 F3.5 AI, que se dejó de fabricar en 1979 pero sigue funcionando perfectamente en la X-T1, sin AF, pero con medición matricial y prioridad a la apertura. Tirando a plena apertura se pueden conseguir efectos interesantes.

No me resisto a incluir un par de imágenes más tomadas con otra óptica retro de mi colección, en este caso el Micro-Nikkor 55 F3.5 AI, que se dejó de fabricar en 1979 pero sigue funcionando perfectamente en la X-T1, sin AF, pero con medición matricial y prioridad a la apertura. Tirando a plena apertura se pueden conseguir efectos interesantes.

Ópticas

Fujifilm está desarrollando una interesante gama de objetivos para su serie X, entre los que destaca el XF 56mm 1.2 R (que por el momento no he podido probar). Además de estos, otros fabricantes ofrecen productos para estas cámaras. Samyang, por ejemplo, dispone de un estupendo 8mm ojo de pez F2.8 que utilicé para fotografiar la Luz Zodiacal. Finalmente, una opción muy atractiva son los adaptadores. La distancia del plano del sensor hasta la montura es muy pequeña en las cámaras telemétricas (o de visor electrónico) que no necesitan alojar el espejo móvil. La Fujifilm X-T1, en particular, puede utilizarse casi con cualquiera de los objetivos que existen, sin más que comprar un adaptador. De momento, he probado las ópticas Nikon AIS (las anteriores a las autofoco) y funcionan muy bien, con enfoque manual. Pero incluso más interesantes todavía son las ópticas para cámaras telemétricas, diseñadas para las Leica o para sus múltiples imitaciones. La menor distancia entre la montura y el sensor de las cámaras telemétricas permite que las ópticas sean bastante más pequeñas, para el mismo tamaño de sensor. La única lástima es que no conservan su distancia focal original.

 

Otra toma con el Micro-Nikkor  55 F3.5 AI y luz natural. Como comentaba, con las ayudas al enfoque manual, es una delicia utilizar estas ópticas clásicas en la X-T1.

Otra toma con el Micro-Nikkor 55 F3.5 AI y luz natural. Como comentaba, con las ayudas al enfoque manual, es una delicia utilizar estas ópticas clásicas en la X-T1.

Algunos detalles

Da la sensación de que Fujifilm está en estos momentos pasando una fase en la que su objetivo es seducir a los clientes  y potenciar su imagen de marca. La Fujifilm X-T1 tiene algunos detalles en esta línea:

  • Con la cámara, viene un pequeño flash auxiliar que, aunque limitado, sustituye al flash integrado que llevan la mayoría de las réflex.
  • La X-T1 dispone de wifi y puede controlarse desde un teléfono Android o Apple. Mediante una aplicación gratuita, se puede controlar el autofoco, los parámetros de exposición y capturar las fotografías o vídeos realizados. El sistema es simple, pero funciona bien y no da problemas.
  • En el frontal hay una toma sincro para flash, que puede ser muy útil para trabajar con flashes de estudio. Ciertamente, cada vez más gente utiliza disparadores inalámbricos, pero este conector nos puede sacar de un apuro.
  • A diferencia de la X100 y la X-Pro1, la X-T1 no dispone de una rosca para un cable disparador mecánico en el botón del obturador. En el lateral de la cámara se puede conectar el cable eléctrico RR-90 del fabricante. Yo personalmente prefiero los disparadores eléctricos, que siempre podremos utilizar con un intervalómetro, pero tener que recurrir al específico del fabricante no me hacía ninguna gracia. Ahora bien -y aquí está el detalle- Fujifilm no nos obliga a comprar su mando: la X-T1 también puede dispararse con un cable “normal” tipo jack compatible con el que usan diversos modelos de cámara Canon.

 

He incluido esta toma en contraluz desde la cabina de un avión, realizada con la óptica del kit, para ilustrar el enorme rango dinámico de las cámaras modernas, y de la X-T1 en particular. Levantando los negros del RAW, si podemos tirar a ISO bajo, se pueden salvar situaciones complicadas sin iluminación artificial.

He incluido esta toma en contraluz desde la cabina de un avión, realizada con la óptica del kit, para ilustrar el enorme rango dinámico de las cámaras modernas, y de la X-T1 en particular. Levantando los negros del RAW, si podemos tirar a ISO bajo, se pueden salvar situaciones complicadas sin iluminación artificial.

Conclusión

Más allá de su atractivo diseño retro, la Fujifilm X-T1 es una cámara muy interesante: innovadora, bien resuelta y pensada para usuarios seriamente interesados en la fotografía, ya sean profesionales o aficionados avanzados. Es discreta, pequeña, ligera, muy bien construida y silenciosa (pero no tanto como la casi inaudible X100s). Permite trabajar con una gama amplia e interesante de ópticas, y está respaldada por un fabricante que en los últimos años ha tenido una trayectoria muy bien definida. A falta de poder examinar los archivos RAW en profundidad (todavía no he podido abrirlos con Lightroom),  las imágenes JPG tienen una calidad excelente incluso a sensibilidades elevadas. No tan buenas como las de las réflex full-frame de última generación, pero en mi opinión, más que suficientes para cualquier uso normal.

Lo que menos me ha gustado de la X-T1 son los controles para mover la posición del punto de AF: son demasiado pequeños y sobresalen demasiado poco del cuerpo de la cámara. Con los días parece que uno se va acostumbrando, pero son claramente un aspecto a mejorar, en el que coinciden casi todos los que han probado esta cámara. Otro tema que podría ser mejor es la duración de la batería, así como el sistema que nos informa de su estado de carga. No es mala idea comprar una o dos baterías de repuesto si se va a usar intensamente la X-T1.

Puestos a pedir, ¿podría ser full-frame? ¿Es de esperar que en un futuro Fujifilm lance una gama full–frame que dé al traste con todos nuestros objetivos? Esto, me temo, debe ser un secreto muy bien guardado. Pero podría ser que no, que estas cámaras sigan siendo de formato APS indefinidamente. El principal motivo para hacer sensores más grandes sería la calidad de imagen en sensibilidades muy altas, y -como he dicho- esta cámara ya es suficientemente buena en este aspecto casi para cualquier uso razonable. O también, poder disponer de un mayor control sobre la profundidad de campo, pero esto ya puede lograrse con ópticas como el XF 56mm 1.2 R.

En cualquier caso, creo que esta X-T1 va a viajar mucho conmigo, probablemente más que mi réflex. Mi espalda lo va a agradecer: el cuerpo de la X-T1 y el Samyang 8 mm caben juntos en la funda del objetivo 24-70 F2.8 de Nikon, y creo que pesan menos. Ya este verano, viajando con la X100S me di cuenta de que la tenía en mis manos más tiempo que la réflex; aunque para el tipo de fotografía que yo hago, echaba de menos una gama de distancias focales más amplia que el 35 mm fijo.

 

Finalmente, una fotografía realizada con el Samyang 8mm F2.8 a ISO 1600, desde lo alto de La Mola. No es que sea una gran ascensión, pero para andar por el monte siempre se agradece ir con poca carga, y en este punto la X-T1 es excelente.

Finalmente, una fotografía realizada con el Samyang 8mm F2.8 a ISO 1600, desde lo alto de La Mola. No es que sea una gran ascensión, pero para andar por el monte siempre se agradece ir con poca carga, y en este punto la X-T1 es excelente.

Finalmente, recordar que una buena cámara no nos hace mejores fotógrafos, pero –probablemente- sí que nos haga disfrutar más tomando fotos.

 

Post relacionados

Fujifilm XF10-24mm F4 y XF56mm F1.2 R (con Fujifilm X-T1)

Fujifilm X-T1. Primeras impresiones

Be Sociable, Share!

También te interesará...

5 comentarios

  1. Enrique dice:

    Hola!!
    Muy interesante tu artículo. Pero me surge una duda: ¿Cómo haces en el estudio para ver la cara del modelo si el visor electrónico está preparado para la luz de los flashes y la luz de modelado es insuficiente?

    Un saludo y gracias de nuevo por tu artículo.

    • Hola Enrique, la cámara tiene varias opciones de visualización, puedes ajustar el visor y la pantalla para ver una simulación de cómo quedaría la foto, muy útil con luz continua, o bien, si trabajas en estudio, desactivas esta opción y ves “lo que hay”, como con una réflex.
      ¡Saludos!

  2. Excelente artículo. Estoy valorando adquirir la X-T1 como segundo cuerpo para llevar junto con la réflex. Tuve la X100s y la disfruté como un enano. Me encantaba jugar con el visor. Incluso me la llevé a alguna boda para probarla en los momentos de menos estrés. Al final, la vendí por falta de rapidez enfocando, y aunque suene raro, porqué no era lo suficientemente pequeña. Quería callejear con ella y encontré más interesante la Ricoh GR 2.8 (que cabe literalmente en el bolsillo del pantalón). El problema de la Ricoh es que si fuerzas el ISO con poca luz te destroza la imagen y te empasta los colores. Mi pregunta es si crees que el enfoque y buffer de la XT1 es significativamente superior al de la X100s, haciendo la cámara más útil por ejemplo para bodas, porqué si hay poca diferencia volvería a comprar la X100s o la X100t. Me gusta el 35, y la idea de un cuerpo más pequeño y compacto para, por ejemplo, viajar con ella.

    Gracias

    • Hola Jorge. El sistema de enfoque y buffer de la X-T1 le confieren una velocidad igual o superior que la de las réflex de gama alta, de hecho, hay muchos fotógrafos profesionales que están adoptando este sistema para sus trabajos (incluyendo bodas). Es una cámara más que recomendable para cualquier uso, pero especialmente para aquellos usos en los que la velocidad y la discreción son clave.
      Saludos y gracias por tu comentario.

  3. Alejandro Corbalan dice:

    S rSoria
    Alucino con que facilidad transmite para los que como yo iniciado-en este fascinante mundo de la fotografia piensa comprarse una camara de estas caractericticas .
    Pasaré a ver a Marcos y volvere a comprar otra camara.
    Gracias por su tiempo y esfuerzo por transmitir y fascinar.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *