6 tips para hacer buenos retratos

En el vlog de hoy os dejamos unos consejos para conseguir buenos retratos.

El retrato es una de las modalidades favoritas de los fotógrafos para mostrar el mundo que nos rodea. Se trata de centrarnos en el rostro de la persona que tenemos delante y captar su esencia. Pero eso no es tarea fácil, por eso os vamos a dar algunos consejos para conseguir buenos retratos.

1. ¿Qué queréis mostrar de la persona?

Es muy importante que tengáis muy claro lo que queréis mostrar de esa persona. O también, el denominador común que pueden tener una serie de retratos que tengáis pensados hacer.

2. ¿Cómo lo vais a fotografiar?

Es decir, el tipo de encuadre qué vais a utilizar. Podéis optar por un encuadre más abierto, en el que aparezca la cara de la persona y su cuerpo, o por un encuadre más cerrado que sólo se centre en el rostro. No es que una cosa sea mejor que la otra, todo depende de lo que queráis expresar.

Algunos ejemplos de lo que podéis hacer:

  • un plano general en el que se vea el rostro y el cuerpo de la persona
  • un plano americano que sería por las rodillas
  • un plano medio abierto que sería por la cintura
  • un plano medio corto que sería por el pecho
  • un primer plano centrándonos en la cara
  • un primerísimo primer plano de los ojos, por ejemplo
  • un plano detalle de una parte de esa persona que queramos destacar: un tatuaje, las manos, la ropa… Cuánto más cerrado sea el encuadre, más nos acercaremos a los sentimientos del personaje.

3. ¿Dónde?

Podéis optar por fotografiar a la persona en un entorno que tenga que ver con la faceta que queréis mostrar. O, en cambio, descontextualizarlo totalmente. También podéis utilizar siempre el mismo escenario, como por ejemplo un estudio. Todo depende  del efecto que queráis conseguir.

4. ¿Qué material recomendamos?

En cuanto a los objetivos, os recomendamos utilizar rangos focales de los 50 mm hasta los 135 mm más o menos, ya que mantienen las proporciones del rostro. Y diréis: eso está muy bien, ¿pero objetivo fijo o zoom? Como ya os hemos comentado alguna vez, los objetivos fijos suelen ser más económicos y de mayor calidad, pero para encuadrar a nuestro gusto deberemos movernos nosotros. Hoy en día hay zooms de mucha calidad que os permitirán más comodidad y rapidez a la hora de encuadrar. Eso sí, los de calidad suelen ser más costosos.

Si queréis hacer un retrato en el que el sujeto destaque sobre un fondo desenfocado, necesitaréis un objetivo muy luminoso, es decir con diafragmas no mayores de F1.4 o F1.8. Cuanta más apertura de diafragma (menor el número F) y cuanto más alejado esté el sujeto del fondo, menos profundidad de campo conseguiréis y más desenfocado os aparecerá el fondo respecto al personaje. Aunque en ocasiones también es interesante que un retrato tenga profundidad de campo, un fondo enfocado, para mostrar el entorno del protagonista.

También podéis experimentar más allá de los rangos focales recomendados y en deportes de acción utilizar algún angular u ojo de pez para conseguir un retrato más atípico y efectista.

Sobre el trípode, os recomendamos que siempre lo llevéis con vosotros porque si os encontráis en una situación de poca luz os será muy útil. Pero si disponéis de luz suficiente, os será más cómodo buscar el encuadre cámara en mano.

5. ¿Cómo lo iluminamos?

Evitad la luz frontal. Sabemos que es muy habitual porque en la mayoría de ocasiones se utiliza el flash que viene incorporado en la parte superior de la cámara, pero si disponéis de otro flash, colocadlo en una posición separada de la cámara.

Una de las maneras más básica de iluminar un retrato sería la luz de mariposa que consiste en colocar la fuente de luz enfrente del personaje de una manera elevada. Si la persona lleva gafas, colocad la luz un poco más alta para evitar el reflejo en los cristales. Se le llama luz de mariposa por la sombra que se genera debajo de la nariz del sujeto. Si queréis eliminar esa sombra, lo que podéis hacer es colocar una luz de relleno o, si no disponemos de otra luz, podéis rebotar la luz principal con un reflector colocado justo debajo de la cara de la persona.

butterfly  butterfly_con_reflector_blanco  butterfly_con_reflector_dorado

Una variación del modo luz mariposa es el modo loop light, que consiste en seguir iluminando al sujeto desde arriba pero desplazando la fuente de luz hacia un lado. Conseguiremos un poco de sombra en el lado opuesto en el que coloquemos la luz.

loop_light

Otra manera de iluminar sería al modo Rembrandt, que sería colocar la fuente de luz a 45º de la cámara enfrente de donde se colocará la persona y al otro lado, también a 45º, un reflector. Lo característico de esta técnica es que aparece un triángulo pequeño justo debajo del ojo.

rembrandt

El modo Split light consiste en colocar la fuente de luz a 90º de la cámara, de esta manera sólo se iluminará media cara de la persona y la otra media quedará en penumbra. Es una iluminación muy dramática y la podéis utilizar para situaciones concretas en las que queréis transmitir un aire misterioso o malvado por ejemplo.

split_light_1 split_light_2 split_light_3

Y en el modo Broad Light la fuente de luz se vuelve a colocar a 45º de la cámara, pero el rostro del sujeto se gira en sentido opuesto a la luz. El resultado es una leve sombra en el lateral de la cara.

broad_light

En exteriores podéis utilizar las mismas técnicas de iluminación, teniendo en cuenta el tiempo y la hora en que hagáis la sesión. Antes de que salga el sol y durante el atardecer la luz y las sombras son más suaves que el resto del día. En cambio cuanto más alto está el sol, la luz será más dura y las sombras más intensas. Podéis disminuir las sombras utilizando el flash o un reflector. En un interior que no sea estudio podéis aprovechar la luz que entre por la ventana, tanto como luz principal como luz de contra. Y si el día está nublado, las nubes os harán de filtro natural frente al sol. También debéis tenerlo en cuenta para que al o a la modelo no le moleste la luz en la cara y le incomode.

¿A quién?

Una vez tengamos claro todo lo anterior sólo os falta decidir a quién le vais a hacer el retrato. Os recomendamos que practiquéis un poco antes con amigos y familiares.

La foto de retrato es muy íntima y puede que la persona esté un poco nerviosa. Tenemos que transmitirle la máxima simpatía y confianza posible para que se sienta cómoda y así conseguiréis un retrato más natural. Si la persona está a gusto y tranquila, se gustará más a ella misma y vosotros también conseguiréis un buen retrato.

¿Y vosotros? ¿Hacéis retratos? ¿A quién os gustaría retratar? ¿Qué tipo de iluminación os convence más? Contadnos, contadnos :)

Be Sociable, Share!
Irene Terrón

Irene Terrón

Técnico audiovisual en el departamento de comunicación at Casanova Foto
Érase una vez, una chica pegada a una cámara.
Hace unos años, cuando las pelis se veían en VHS, las canciones se escuchaban con un cassette y el Cinexin era mi mayor tesoro… Fue cuando empecé a grabar mis primeros vídeos con la cámara analógica que me regalaron mis tíos.
Desde entonces, no he parado de grabar cortos y otras creaciones audiovisuales, con las que he ganado y quedado finalista en diferentes concursos.
Soy licenciada en Comunicación Audiovisual, he estudiado teatro desde que tengo uso de razón y he participado como actriz en diversos cortometrajes. En 2011 grabé una maqueta como cantautora, con la que también gané algún concurso, y en 2012 estrené mi primera obra teatral como directora.
Irene Terrón

Latest posts by Irene Terrón (see all)

También te interesará...

4 comentarios

  1. Fernando dice:

    Me encanta hacer retratos!!

    Muy buen post muy completo!! muchas gracias me sirve de mucha ayuda

  2. Babel Durán dice:

    sus consejos son buenisimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *