Cómo evitar fotos borrosas

Author: No hay comentarios Share:

En el vlog de hoy hablamos de cómo evitar las fotos borrosas, aquí tenéis el vídeo.

Definamos conceptos

Lo que queremos es que estos conceptos os queden claros para que los utilicéis conscientemente según la intención que queráis conseguir con vuestra fotografía.

Para empezar, tenemos que tener clara la diferencia entre enfocar y encuadrar.

  • Encuadrar: delimitar apropiadamente una escena mediante el objetivo de una cámara.
  • Enfocar: hacer que la imagen de un objeto producida en el foco de una lente se recoja con nitidez sobre un plano u objeto determinado.

Y también entre una foto movida y una foto desenfocada.

  • Cuando tenemos una foto desenfocada es porque no hemos realizado el foco correctamente en el objeto que nos interesa.
  • Cuando está movida es porque la velocidad de obturación está ajustada a un valor bajo.

Una foto puede estar desenfocada y movida, pero también puede estar enfocada y movida a la vez sin que sea algo negativo. Incluso hay fotografías abstractas que están movidas completamente.

Con el enfoque igual, no siempre todas las partes de una fotografía tienen que estar enfocadas. Podemos variar el foco con los objetos más cercanos y lejanos o modificando la profundidad de campo mediante la apertura del diafragma.

Encuadrar

A la hora de encuadrar podéis tener en cuenta algunas reglas de composición como la regla de los tercios, la espiral de Fibonacci o las proporciones del espacio. Si queréis saber más, hicimos un vlog específico sobre ellas.

Enfocar

En cuanto al enfoque, hay personas que prefieren utilizar el enfoque manual y otras el automático (nuestra última pregunta del mes trató de ese tema). Todo depende del tipo de fotografía o vídeo que vayas a realizar.

Si se trata de fotografiar o grabar en situaciones tranquilas sin mucho movimiento, se puede enfocar manualmente sin problema. Eso sí, tenéis que tomaros con calma el momento en que vayáis a enfocar. Evitad mover la cámara y fijad el foco dónde más os interese.

En cambio, si se trata de un contexto con mucha acción, el enfoque automático nos será de gran ayuda. Una opción no es mejor que otra, sino que se pueden utilizar ambos según lo que necesitemos. Si vamos a utilizar el automático podremos escoger entre modos de enfoque diferentes, aún más concretos para cada situación.

  • Auto-focus simple: el auto focus consiste en que, al apretar el botón del disparo levemente, el enfoque queda bloqueado hasta el disparo. Este método se utiliza para fotografías estáticas porque la cámara sólo enfoca una vez.
  • Auto-focus AL Foco: consiste en que, al apretar el botón de disparo levemente, el sujeto queda enfocado y, si este se mueve sin previo aviso, la cámara re-enfoca. Suele utilizarse para fotografiar niños o animales por ejemplo, que pueden moverse de manera impredecible.
  • Auto-Focus Al Servo: consiste en que, mientras se apriete el botón de disparo, la cámara enfoca continuamente. Es muy útil para situaciones en las que el sujeto se mueve constantemente, como por ejemplo deportes.

El sistema de enfoque utiliza contrastes en bordes para enfocar, así que intentad siempre enfocar en zonas de la foto en las que haya contraste o texturas, como los ojos, la barba, la ropa…, en vez de en zonas planas sin textura ni contraste.

Y tenéis que tener en cuenta la distancia mínima de enfoque de cada objetivo. Si el sujeto se encuentra por debajo de esa distancia, no podréis enfocar.

Si tenéis alguna duda, pregunta, o lo que se os ocurra, dejadlo en los comentarios :)

Previous Article

Derechos de imagen

Next Article

5 consejos para fotografiar fuegos artificiales

Puede que te interese

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *