Probamos la Canon EOS M5

Este pasado fin de semana sacamos a pasear la Canon EOS M5, de la que ya hablamos el pasado Septiembre. Para la prueba, tuvimos disponible los objetivos EF-M 15-45mm f3.5-6.3 IS STM y el EF-S 24mm f2.8 STM junto con el adaptador de montura EOS a EOS-M.

Canon EOS M5

Construcción y ergonomía

Lo primero que llama la atención de la EOS M5 es su ligereza y lo contenido de su tamaño. El conjunto queda bien balanceado con las ópticas existentes para el sistema. El EF-S 24mm  con el adaptador, también se siente muy bien. Queda muy bien integrado, sin ningún tipo de holguras.

Sin embargo, con ópticas más luminosas y de construcción profesional que puedan llegar en un futuro al sistema, el conjunto es susceptible de “cabecear”. Lo mismo puede decirse de las ópticas que usemos con el adaptador a montura EOS. Al alejar el peso de la lente del cuerpo, el balance usando ópticas más pesadas y voluminosas se va a resentir.

Por lo demás, la cámara goza de una buena ergonomía. Junto con su reducido peso, no tuvimos problema en llevarla un par de horas cogida en mano, sin notar ningún cansancio.

En lo que respecta a la disposición de los botones y controles, es bastante adecuada. La única pega quizá sea el botón para modificar la posición del punto de enfoque. Sobre el papel la posición es lógica, pero a la hora de la verdad cuesta encontrarlo con el pulgar.

Manejo

Tras ajustar un poco las opciones de la cámara y montar el EF-S 24mm con el adaptador, salimos a dar un paseo por la zona de Arc de Triomf y el Parc de la Ciutadella. Pese a que el día no acompañaba, el bullicio de gente de la zona en fin de semana siempre aporta buenas oportunidades para hacer fotos.

Uno de los puntos fuertes – y el punto diferencial de la EOS M5 respecto al resto de cuerpos de la línea M de Canon – es el visor. Con dos millones de puntos y un refresco de 120fps, no tiene nada que envidiar al resto de la competencia.

Casi lo primero que hicimos fue probar la ráfaga de la cámara. Las especificaciones sobre el papel de la cámara aseguran 7-9 fps según el modo de AF. El buffer en cambio no es muy grande, y en segundo y medio pierde fuelle.

Probando el disparo en ráfaga. (EOS M5 + EOS-S 24mm f2.8 STM)

Probando el disparo en ráfaga gracias a un acróbata callejero.
(EOS M5 + EF-S 24mm f2.8 STM)

Uno de los puntos negativos de la cámara fue, que pese a lo constante y suave de la iluminación del día, parecía subexponer constantemente al usar el modo evaluativo, teniendo que disparar durante todo el día con el dial de compensación de exposición a +1.

Cascada del Parc de la Ciutadella. (EOS M5 + EOS-S 24mm f2.8 STM)

Cascada del Parc de la Ciutadella. (EOS M5 + EF-S 24mm f2.8 STM)

En cuanto al autofoco, no encontramos mayores problemas con él. Incluso con sujetos que se mueven de forma poco predecible como éste par de ánsares, y llevando montado un objetivo adaptado, la cámara responde adecuadamente. No es el autofoco más rápido del sector mirrorless, pero es confiable.

Un par de ánsares en el borde de la cascada. (EOS M5 + EOS-S 24mm f2.8 STM)

Un par de ánsares en el borde de la cascada.
(EOS M5 + EF-S 24mm f2.8 STM)

Calidad de imagen

Lo gris del día no acompañaba para jugar con las luces y sombras, pero era un buen día para probar el rendimiento del sensor con los colores. Si bien es cierto que siguiendo la dinámica de la casa los archivos RAW son neutros de base, hay información de sobras en ellos para saturarlos al gusto al revelarlos.

Vendedor de globos en el Parc de la Ciutadella. (EOS M5 + EOS-S 24mm f2.8 STM)

Vendedor de globos en el Parc de la Ciutadella. (EOS M5 + EOS-S 24mm f2.8 STM)

En cuanto a nitidez, el sensor, con 24,2MP según especificaciones, cumple de sobras con cualquier óptica que le montemos.

Torre Agbar. (EOS M5 + 15-45mm f3.5-6.3 IS STM)

Torre Agbar. (EOS M5 + EF-M 15-45mm f3.5-6.3 IS STM)

Tambien cabe destacar el buen comportamiento del sensor a ISOs altos. Sin forzar a valores absurdos, tiene un patrón de ruido que mantiene la calidad de imagen y la nitidez.

A ISO1600, pasa ampliamente la "prueba del pelaje". (EOS M5 + EOS-S 24mm f2.8 STM )

A ISO1600, pasa ampliamente la “prueba del pelaje”. (EOS M5 + EF-S 24mm f2.8 STM )

Valoración final

Canon llega tarde a la fiesta de las mirrorless, pero ha aprovecha ese retraso produciendo una cámara con los deberes bien hechos. Pese a que la EOS M5 puede pecar de excesivamente conservadora, se desenvuelve con soltura en cualquier ámbito.

Es por tanto, una buena opción para aquellos que deseen una cámara que les permita ir ligeros y sin comprometer calidad de imagen. Y siempre, eso si, que no necesiten tener un amplio sistema detrás.

Be Sociable, Share!
Sígueme en

Gerard Moret Fornos

Técnico informático at Casanova Foto
Detrás de un teclado, una cámara o mis perros.
Por culpa de mi padre me apasionan la fotografía y el cine desde bien chico. Por culpa de mi propia curiosidad me encantan la ingeniería detrás de las cámaras de fotos y la técnica detrás de la fotografía.
Programador de profesión desde 2006, en 2013 y 2014 me decidí a formalizar mis estudios en fotografía en GrisArt, en fotografía publicitaria y fotografía documental.
Sígueme en

Latest posts by Gerard Moret Fornos (see all)

También te interesará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *