Probamos la Canon PowerShot G1X Mark III

Como os contábamos el pasado Octubre en esta entrada, Canon anunciaba la nueva versión del buque insignia de la serie PowerShot, la Canon PowerShot G1X Mark III. Pues bien, ya hemos tenido oportunidad de probarla.

Pese a llevar el último sensor APS-C de la casa, ya utilizado en otras como la Canon EOS M6 y el procesador DIGIC7, varios controles manuales y visor integrado, el cuerpo es muy compacto, como se puede apreciar en las siguientes fotografías.

Canon G1X Mark III

Una compacta con un sensor de gran tamaño en un cuerpo reducido.

Ergonomía, diseño y uso

Es imposible ver la nueva Canon PowerShot G1X Mark III y no pensar en la EOS M5. Con unas líneas parecidas, aunque algo más pequeña todavía, y más ligera.

Canon G1X Mark III

La Canon PowerShot G1X Mark III goza de una gran pantalla y buenos controles en la parte trasera.

Teniendo en cuenta las dimensiones totales, el visor integrado se nos antoja de buen tamaño. Eso sí, la tasa de refresco podría ser un poco más elevada. En ocasiones, sobretodo con poca luz, se aprecia parpadeo. No obstante, cumple su función adecuadamente.

El resto de los controles están más o menos donde se supone que deberían estar. Ha sido buena idea incluir un dial de compensación de exposición y mover el dial de modos al lado izquierdo de la cámara. El dial frontal, prácticamente vertical en lugar de horizontal, también nos ha parecido más cómodo. Paradójicamente, el botón más incómodo de todos, tanto por posición como por tacto, es el de encendido y apagado de la cámara. Alguna vez encendimos la cámara y nos la llevamos a la cara para comprobar que no lo habíamos hecho.

En uso, la cámara es ágil, como venimos comprobando con todas las Canon que montan el procesador DIGIC7. La autonomía es mejorable, pero era algo que se podía esperar porque la batería es físicamente muy pequeña.

Calidad de imagen

Nos dimos una vuelta por el Fira de Santa Llúcia de Barcelona, dispuestos a probar qué tal el conjunto.

Rango dinámico

La Canon PowerShot G1X Mark III viene equipada con un sensor APS-C de 24,3 megapíxeles. El mismo que encontramos en la EOS 80D y en la EOS M5. Con ellas también comparte el procesador DIGIC7. Así pues, sabemos que tenemos en el cuerpo un conjunto captor con buenas referencias.

Canon G1X Mark III - Rango Dinámico

Prueba de rango dinámico (imagen exportada sin procesar en Adobe Photoshop LightRoom Classic)

La fotografía de arriba nos va a ayudar a ver un poco por dónde van a ir los tiros. Como vemos, tenemos un día claro, y el mercado queda bastante a la sombra de la Catedral de Barcelona, así que tendremos bastante oscura la parte del mercado si no queremos quemar el cielo.

Imagen corregida en Adobe Photoshop Lightroom Classic

Imagen corregida en Adobe Photoshop Lightroom Classic

Como vemos, pese a que hemos recuperado cerca de dos pasos entre exposición, y realce de altas luces y blancos, la imagen es perfectamente usable, aunque haya aparecido ruido en la zona recuperada. Así pues, el sensor responde como esperábamos según la experiencia previa.

Óptica

Pero, ¿y el objetivo? Tenemos un objetivo con unas características kiteras. de 15-45mm f2.8-5.6 que seria equivalente a un 24-72mm en 35mm.

El objetivo, en cambio, no sale tan bien parado. Teniendo en cuenta que la imagen se ha tomado en el punto más angular, 15mm, y cerrando a f5.6, las esquinas no tienen un comportamiento tan bueno como debieran. Aquí tenemos un detalle de la esquina superior izquierda.

Canon G1X Mark III

Detalle de la esquina superior izquierda antes de aplicar cualquier procesado a la imagen.

Como vemos, las aberraciones cromáticas son bastante pronunciadas. Por suerte, el problema se soluciona casi por completo al corregirlas usando el perfil de cámara incrustado.

Canon G1X Mark III

Tras el procesado de la imagen.

Por lo demás, no tenemos mayor queja. Salvando las esquinas, el objetivo tiene suficiente nitidez, como podemos apreciar en las siguientes dos imágenes.

Canon G1X Mark III

La Carassa reparte caramelos entre los niños.

Canon G1X Mark III

Detalle de la fotografía anterior. Clic para verla al 100%, que se correspondería a una magnificación 1:1

Ráfaga y autoenfoque

En este apartado la cámara se comporta realmente bien. Canon marca en 7 fotos por segundo la ráfaga con el autofoco activo en las especificaciones y la realidad no se aleja de esa cifra. Esto nos permitirá capturar escenas con movimiento con relativa facilidad.

Canon G1X Mark III

Dos palomas batiendo las alas en una de las fuentes de Plaza Catalunya.

Incluso en ráfagas en situaciones un poco caóticas, la cámara aguanta bien el autofoco.

Canon G1X Mark III

Alfred Hitchcock estaría orgulloso de lo que me acordé de él durante esta foto.

En cuanto al autofoco, es bastante fiable con buena luz, incluso con contrastes que podrían confundirlo, como las sombras de esta escena. En situaciones de poca luz, puede tantear un par de segundos hasta que fija el foco.

Canon G1X Mark III

Aquí fuimos a “pillar” al AF con todo ese claroscuro en la pared del fondo, en varias fotos, pero en todas funcionó bien.

Altas ISOs

Canon G1X Mark III

Una imagen limpia de ruido de mi tortuga a 1600ISO, pese al contraste entre zonas oscuras y claras.

En altas ISOs, hay que decir que el sensor se comporta tal y como sería de esperar para los tiempos que corren. En esta imagen, a 1600ISO, vemos que el ruido está absolutamente bajo control en zonas en sombras. Con buena luz, hasta 6400ISO los resultados son correctos.

Modo “macro”

Cómo es habitual en este tipo de cámaras no es un macro real. No obstante el modo enfoque en modo macro funciona bastante bien.

Canon G1X Mark III

No es un macro real, pero usándolo en el extremo largo del objetivo, podemos acercarnos bastante.

Canon PowerShot G1X Mark III: Valoración final

No hemos entrado en temas de vídeo, porque como en otras Canon de estas gamas, está, pero no es protagonista. Aunque la ausencia de un modo 4K a estas alturas se hace notar. Tampoco en la conectividad, porque es igual de buena que en los anteriores modelos de Canon que hemos ido probando.

Así pues, ¿para quién es la PowerShot G1X Mark III? Para quién le guste la calidad e ir ligero, pero no quiera complicarse la vida con una EOS M5 cambiando objetivos o lidiar con una réflex de Canon de gama media por tamaño y peso.

Be Sociable, Share!
Sígueme en

Gerard Moret Fornos

Técnico informático at Casanova Foto
Detrás de un teclado, una cámara o mis perros.
Por culpa de mi padre me apasionan la fotografía y el cine desde bien chico. Por culpa de mi propia curiosidad me encantan la ingeniería detrás de las cámaras de fotos y la técnica detrás de la fotografía.
Programador de profesión desde 2006, en 2013 y 2014 me decidí a formalizar mis estudios en fotografía en GrisArt, en fotografía publicitaria y fotografía documental.
Sígueme en

Latest posts by Gerard Moret Fornos (see all)

También te interesará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *