Berenice Abbott en la Fundación MAPFRE

“No soy una chica decente. Soy fotógrafa y voy a cualquier sitio.”

Hemos tenido la suerte de poder asistir a la inauguración de la exposición “Berenice Abbott. Retratos de la modernidad”.  Una exquisita retrospectiva sobre la obra de la artista, compuesta por casi 200 obras vintage, la mayoría copiadas por ella. Toda una delicia.

La selección, comisariada por Estrella de Diego, nos ha parecido fantástica y la información que la comisaria fue volcando durante la visita fue muy enriquecedora.

Autorretrato

Berenice Abbott es una pieza fundamental en la historia de la fotografía por diversos motivos, pero además, fue una mujer con una determinación fuera de lo común. Ella no provenía de una familia acomodada, tuvo que comerciar con su trabajo y profesionalizarse para poder vivir. Nacida en 1898, hija de padres divorciados, su pareja fue otra mujer, Elizabeth McCausland, la mayoría de sus retratos inmortalizan al colectivo LGTB y a hombres que estaban abandonando “una concepción monolítica de la masculinidad” – según las palabras de Estrella de Diego.

 

¿Verdad que suena actual, incluso moderno? Lo cierto es que si hay una palabra que defina a Berenice Abbott es esa: modernidad.

Muy joven abandonó su Ohio natal para desplazarse al neoyorquino Greenwich Village. Allí comienza a relacionarse con la élite del arte moderno y conoce, entre otros, a Marcel Duchamp, Mina Loy o la inolvidable Djuna Barnes.

Después se trasladó a París, donde fue modelo y asistente de Man Ray. En esta ciudad tuvo lugar su primera exposición y su proyección.  En la muestra podemos disfrutar de gran cantidad de retratos de los máximos exponentes de la cultura contemporánea del momento: Edward Hopper, James Joyce, Peggy Guggenheim y muchos más.

Edward Hopper

A mediados de la década de 1920 conoció al mítico Eugène Atget. Los surrealistas admiraban el trabajo de Atget, pero éste no formaba parte de esa corriente. Abbott quedó fascinada por la figura de Atget y es ella quien ve en su obra un trabajo documental y nostálgico sobre París. Esta visión de Atget es interiorizada por Abbott, de hecho, ella no buscaba que sus fotos fuesen subsidiarias de la pintura, apostaba por una fotografía más documental, como la del fotógrafo francés,  en el que la fotografía desarrollase su propio lenguaje. Si bien es cierto que ella sustituyó la nostalgia por vanguardia.

Abbott acabó comprando gran parte de los negativos de Atget, y positivó cientos de ellos. Esta es una grata sorpresa de esta exposición en la que podemos ver algunos ejemplos. Editó libros sobre Atget y acabó vendiendo este archivo al MoMa. Quizás sea gracias a ella y su tenacidad que hoy tengamos presente la impresionante obra de Atget.

Eugène Atget

Eugène Atget

El segundo grupo de imágenes de la exposición está dedicado a Nueva York. Abbott regresó y durante la década de 1930 confeccionó un imponente retrato del crecimiento convulso de la ciudad azotada por la gran crisis de 1929. Una vez más se las ingenió para conseguir financiación, en esta ocasión del Federal Art Project y consiguió publicar Changing New York.  Un modernísimo trabajo sobre la gran ciudad que nos deja un agradable sabor a HopperRodchenko.

Fifth Avenue

New York

El último bloque de la exposición es, al menos para nosotros, el más sorprendente, concentra sus fotografías de experimentos y fenómenos científicos. Abbott comienza a trabajar en ellas a finales de los años 1950 cuando forma parte del Physical Science Study Committee del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Estas fotografías demuestran, una vez más, la dualidad que recorre su obra. Imágenes que documentan fenómenos físicos pero a la vez muestran la exquisita imaginación y creatividad de la fotógrafa.

Están reveladas por ella y montadas cómo ella las concibió para exposición itinerante por centros formativos.

Como veis una muestra muy completa y diversa de una fotógrafa que no se encasilló en un género y que a su vez supo imprimir su poderosa mirada y depurada técnica en todo lo que hizo. Representa a un tipo de mujer que cambia los esquemas de la fotografía y de su propia vida.

Según Estrella de Diego “Ella no quería hacer fotografías bonitas ni artísticas sino documentos”.Quizás en esto no se salió con la suya, señora Abbott, pues son todas excepcionales.

Podéis visitar la exposición del 20/02/2019 hasta el 19/05/2019. En este enlace encontraréis los horarios y la dirección.

 

¡No os la perdáis!

 

Be Sociable, Share!
Roberto Alcaraz

Roberto Alcaraz

Responsable de formación at Casanova Foto
Mi perdición comenzó cuando yo tenía 9 añitos. Mi padre montó un laboratorio casero y me dejó usar su vieja Voigtländer Vito. Desde entonces vivo pegado a una cámara.
De la fotografía me interesa todo: su práctica, su historia, su técnica, su lenguaje, las cámaras, los libros, las exposiciones…
He aprendido laboratorio con Xosé Gago Pesqueira, toma con Humberto Rivas, edición digital con Joan Roig, cursé Fotografía General y Fotoreportaje en GrisArt, y un poquito cada día conmigo mismo.
Lo que me atrae de una imagen es que me haga pensar, sentir, vibrar.
Disfruto tanto asistiendo al World Press o visitando una expo de Atget, como repasando un libro Mishka Henner.
Roberto Alcaraz

También te interesará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *