Probamos la Canon PowerShot G9 X Mark II

En esta ocasión pudimos probar la nueva integrante de la familia de compactas premium de Canon, la PowerShot G9 X Mark II. Anunciada el pasado Enero, ya os comentamos un poco sobre las características de la misma aquí. Es muy continuista respecto a la G9 X original, tanto, que cuesta diferenciarlas. Sus dos grandes mejoras radican en la integración del nuevo procesador DIGIC 7 y la conexión Bluetooth de bajo consumo.

Canon G9 X Mark II

La Canon G9 X Mark II, tan bonita como pequeña.

Diseño, tacto y ergonomía

La G9 X Mark II viene en dos acabados; negro con embellecedores negros y metálico con embellecedores en color piel. La unidad de prueba que nos facilitó Canon es esta última, y hay que decir que nos ha parecido muy bonita a la vista. La cámara está acabada en metal gris mate con embellecedores de resina de color marrón que imitan la textura de la piel. En la mano se nota bien acabada. No hay crujidos de ningún tipo, los botones tienen un buen tacto y se nota el peso de los materiales. No es que pese mucho porque la cámara es muy pequeña, pero se siente solida.

Hablando de las dimensiones, estamos ante una cámara compacta, pero compacta de verdad. Es diminuta. Esto tiene la ventaja de que no da pereza llevársela a ningún sitio porque no ocupa más que un móvil. Por contra, la ergonomía se resiente un poco. Evidentemente no es una cámara que vayamos a llevar cogida con la mano durante largos ratos – como una cámara con un sensor mayor y con empuñadura – pero si tenemos las manos un poco grandes se nos va a quedar un poco pequeña a la hora de operar con ella.

Conectividad

Uno de los puntos fuertes de la G9X Mark II es la conectividad. La nueva conexión Bluetooth permanente de bajo consumo hace que, en el momento en que interese conectar la cámara – que se hace vía WiFi – se pueda hacer de manera automática. Junto a la aplicación Camera Connect de Canon, podremos pasar fotografías a nuestro teléfono para compartirlas a placer, o incluso controlar la cámara. No obstante, al menos en Android, hemos tenido algún problema de estabilidad con la aplicación.

Canon G9X Mark II

En ocasiones la aplicación “Camera Connect” se nos ha quedado colgada o se ha cerrado inesperadamente.

 

En funcionamiento

La cámara reacciona con fluidez. Se enciende y se apaga con una velocidad más que aceptable. De la velocidad y la precisión del enfoque no tenemos queja. Incluso en situaciones de poca luz no se queda “cazando” y fija bien el foco con solvencia. El único punto negativo quizá haya sido que al tener muy pocos controles físicos. Algunas funcionalidades deben configurarse mediante alguna combinación de botones o irte al menú de la pantalla táctil. Aunque la cámara responde bien, a veces puede hacerse un poco lento.

A destacar, no tanto la velocidad de la ráfaga en sí, sino lo que aguanta el buffer si tenemos una tarjeta SD medianamente decente. Esto nos permite disparar ráfagas de quince o veinte fotos en RAW. Parece ser que Canon no exagera respecto a la mejora de rapidez que conlleva el nuevo procesador DIGIC7 en la Canon G9X Mark II.

Calidad de imagen

Éste es el punto más interesante de la cámara. Un sensor de una pulgada y una lente bastante luminosa que rinden muy bien juntos. El compromiso entre calidad de imagen y tamaño de la G9X Mark II es excelente.

Rango focal

No queda más que dejar unas muestras y que valoréis vosotros mismos.

Canon G9X Mark II

La churrería Arguiles, punto obligado de paso de todos los que hemos transnochado en Marina alguna vez.

En la foto anterior podemos ver que en el extremo angular la cámara se porta muy bien, tanto a nivel de distorsión, como de nitidez. En la siguiente, en el extremo opuesto de la focal, se puede apreciar un poco de pérdida de nitidez en las esquinas. No obstante, en el centro es excelente.

Canon G9X Mark II

Uno de los patos que habitan en el estanque del Parque de la Ciutadella.

Ráfaga

Como comentábamos un poco más arriba, la ráfaga de la G9X Mark II permite seguir la acción sin problema. Con una luz adecuada y un poco de vista, podremos conseguir la foto del momento que nos interese sin que la cámara nos limite.

Canon G9X Mark II

¡Swing!

Modo “Macro”

Por otro lado, y aunque no lo más publicitado de la cámara, tenemos un modo macro que cumple su función. Aunque no es un macro real 1:1 permite acercarnos bastante, y el sensor  de una pulgada permite cierto de desenfoque del fondo.

Canon G9X Mark II

¡Que no falte un macro de flores!

Gestion de ruido a altas ISOs

En cuanto a la gestión del ruido, el tamaño del sensor ayuda. Aunque las comparaciones con una cámara con un sensor M4/3 o APS-C son odiosas, aquí hemos venido a jugar. Aquí tenéis una muestra a 6400ISO y una muestra al 100%. Pese a que se aprecia una pérdida de detalle y nitidez en general, la verdad es que para usos cotidianos – como compartir en RRSS o hacer pequeñas copias – es más que usable.

Canon G9X Mark II

El bueno de Ray, siempre dispuesto a echar una mano con las reviews.

 

Canon G9X Mark II

Detalle del pelaje a 100%, 6400ISO.

Canon G9 X Mark. II – Conclusiones

Continuista con lo que ya funcionaba bien en el anterior modelo, estamos delante de una cámara solvente en todos sus ámbitos, pequeña, bonita, con una buena conectividad. Con un precio muy competitivo, quien esté buscando una “bolsillera” que llevar a diario sin muchos compromisos, tiene una opción excelente con la Canon G9 X Mark II.

Be Sociable, Share!
Sígueme en

Gerard Moret Fornos

Técnico informático at Casanova Foto
Detrás de un teclado, una cámara o mis perros.
Por culpa de mi padre me apasionan la fotografía y el cine desde bien chico. Por culpa de mi propia curiosidad me encantan la ingeniería detrás de las cámaras de fotos y la técnica detrás de la fotografía.
Programador de profesión desde 2006, en 2013 y 2014 me decidí a formalizar mis estudios en fotografía en GrisArt, en fotografía publicitaria y fotografía documental.
Sígueme en

También te interesará...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *